martes, 16 de octubre de 2007

Comentario de In Rainbows, el nuevo disco de Radiohead


In Rainbows se titula el séptimo y esperado disco que Radiohead acaba de editar. Este lanzamiento reviste características particulares, no sólo porque confirma la existencia y vigencia de la banda inglesa, aplacando los eternos rumores de fin que los circundan (cuatros años van desde su última producción), sino que por la forma de comercialización: el disco se descarga desde la página que la banda habilitó para ello (www.inrainbows.com), pagando lo que el usuario quiera pagar. De este modo el 10 de octubre todos los fanáticos que compraron el disco recibieron un correo electrónico con la autorización para la descarga. Este gesto, pionero a nivel de las grandes ligas discográficas, ha generado un revuelo que no deja a nadie indiferente, antecediendo musicalmente la aparición de estos 10 temas. Hay que aclarar además que el disco tendrá un soporte material en una edición de lujo que traerá dos vinilos, el disco con el material descargado y otro con canciones extras, junto, por supuesto, a la autorización inmediata de descarga digital. Su costo es de aproximadamente 40 mil pesos chilenos y se distribuirá globalmente a partir del 3 de diciembre. En rigor, entonces, por ahora accedemos a la primera parte de la séptima placa de esta banda.

Esta idea de comercialización virtual sin sello alguno –ahorrándose todos los costos asociados–, viene antecedido por el uso de Internet que han realizado para informar a su público, pues a través de un blog (www.radiohead.com/deadairspace) han dado escuetas informaciones mediante noticias, links y fotografías del proceso de grabación, llegando incluso a los mensajes encriptados, donde pequeños cuadritos con distintos gestos han tenido de cabeza a la comunidad de fanáticos descifrando los códigos. Esto blog es finalmente una bitácora, vestigio del silencioso y hermético proceso que han llevado durante la grabación.

El disco posee una sonoridad que va de lo complejo a lo sencillo, reuniendo matices electrónicos como en sus últimos discos, conjugados con la crudeza instrumental de sus inicios. Vuelven a escucharse las guitarras en un disco que mantiene la atmósfera introspectiva de la banda, como un viaje interior que pasa por el desarraigo y el cobijo de sutiles melodías llevadas por la carismática voz de Thom Yorke.

La visceralidad que se respira en la vuelta a un sonido más crudo, está precedido por las incursiones en la electrónica (realizada analógicamente) de discos anteriores (Kid A, Amnesiac) y en particular de The Eraser, el disco solista de Yorke, el cual él mismo planteó como una forma de purgar este ímpetu electrónico que lo tenía poseído.

De este modo echan mano a su propia historia musical, acercándose más a lo realizado en su disco Hail to the thief. Las disímiles atmósferas y lugares están en sintonía mediante texturas que evocan la melancolía o nostalgia, surcadas por las profundidades de sus letras y sonidos.

El tema que abre los fuegos, “15 Step”, lo hace con una secuencia de reminiscencias electrónicas y juega con bases, que son intercaladas por una guitarra y voces que generan un ambiente etéreo, suavizando la dureza rítmica. En esta misma línea se encuentran, “Weird Fishes/Arpeggi”, “Reckoner”, “House of Cards” y “Jigsaw Falling Into Place”, piezas musicales más bien pausadas y armoniosas en las cuales se vuelve a cierta simplicidad, evocando a ratos el Ok Computer.

Otros dos temas que destacan por su sencillez son “Faust Arp” y “Videotape”: el primero está realizado sólo con guitarra acústica y orquestación de cuerdas, donde la letra es ametrallada; y el segundo posee un inicio en piano, dándole todo el espacio al descampado que genera la voz de Thom Yorke.

“Bodysnatchers” es una excepción dentro del disco, pues posee la dureza y pureza roquera de antaño, siendo una canción que lleva al frenesí a la banda con un sonido áspero, en el cual el coro nos dice “I have no idea what I am talking about / I'm trapped in this body and can't get out” [No tengo idea de lo que estoy hablando / Estoy atrapado en este cuerpo y no puedo salir].

Por último, los temas “Nude” y “All I Need” completan este Arcoiris de tonos pastel a ratos monocromo, con una versión más sintetizada del paisaje interior que los ingleses dibujan.

Las letras tienen ciertos ejes que se repiten, siendo el encierro y la angustia tópicos presentes, conjugados de manera inteligente y con una potencia que permite leer y releer las canciones. Al respecto el disco plantea más interrogantes que respuestas, donde lo existencial y el sentimiento de absurdo ante el mundo van acompañando la música. Las metáforas y sentidos explotan a lo largo de las canciones. Por ejemplo en “All I Need”: “I'm an animal /Trapped in your parked car ... I'm just an insect / trying to get out of the night” [Soy un animal / atrapado en tu auto estacionado ... sólo soy un insecto / tratando de salir de la noche].

En resumen, estos 10 primeros temas están a la altura de lo que se espera de esta banda, lo que no es poco. Sólo queda escucharlos y esperar para ver los efectos colaterales de este mecanismo de difusión y distribución independiente, hito en la historia de la industria discográfica, y de esta nueva entrega para este puzzle musical de Radiohaed.

Hipervínculos:

Debido a que la banda no piensa publicar el número de discos vendidos ni el promedio, en el siguiente sitio se está encuestando a los compradores para calcular las ventas y ganancias, datos necesarios para tamaño golpe al mercado: http://www.whatpricedidyouchoose.com/

Para firmar un petitorio latinoamericano con el fin de que vengan al continente, visiten: http://www.petitiononline.com/RhLatin/